Archives Posts

JAVI PÉREZ. AYUDANTE DE DIRECCIÓN. UN ARTISTA DISFRAZADO DE TÉCNICO.

febrero 14th, 2014 by Javi Pérez

“Esto es un trabajo, un oficio, un modus vivendi, y como tal debiera remunerarse siempre. Entre todos debemos hacer arte, cultura, industria y mercado a la vez, en especial con el cine”.

Corría el año 2002.  Yo, con 18 años recién cumplidos, me dirigía al que sería mi primer contacto con el cine, el festival valenciano Cinema Jove. El destino me llevó a sentarme en el autocar al lado de un joven desconocido y enigmático. Comenzó el viaje y el silencio incómodo dio paso a una incipiente conversación que acabó convirtiéndose en horas de charla acerca de la pasión que nos unía: el séptimo arte. Él, Javi Pérez, un profesional que rezumaba seguridad y yo, una post-adolescente con demasiadas claquetas en la cabeza. Como la casualidad no existe, años más tarde (yo como meritoria y él como “mi jefe”), nos volvimos a encontrar en la que fuera una de mis primeras experiencias profesionales: “Siete Mesas de Billar Francés”, de Gracia Querejeta. A partir de ahí y en otros proyectos tuve el privilegio de aprender la profesión desde abajo con el mejor mentor: aquél que no sólo te enseña la “técnica” y el “oficio”, sino también la pasión y la dedicación. Porque Javi es puro ímpetu, un hombre enamorado del cine bajo el rol de técnico,  con años de experiencia y sólidos principios… Por cada poro rezuma lo que lleva debajo: un cineasta ávido que no podrá dejar de rodar, día a tras día, aunque sea en sueños. Un profesional como los de antes, cabal y honesto como pocos, al que tengo el placer de contar entre mis mejores amigos. Y aquí me hallo, sobrepasando el espacio permitido para esta entradilla, pero con mucho respeto y cautela por el honor que se me brinda: entrevistar al dueño de este blog sobre su profesión y su apasionante vida: una vida de cine.

Por Alicia Albares

Ayudante de Dirección

 

A.A. Desde que te conozco siempre te has definido profesionalmente como Ayudante de Dirección.  ¿Qué es lo que te ha llevado a seguir este camino profesional?

J.P. Desde que era adolescente siempre soñé con ser director, pues sin duda hay un director de cine dentro de mí. Pero la primera vez que pisé un rodaje de cine y vi cómo trabajaba el 1º Ayudante de Dirección me quede fascinado por el carisma y el liderazgo que la figuraba de éste encarnaba.  Es un puesto de trabajo vital para cualquier rodaje y lo vi claro, quería ser Ayudante de Dirección. Ese trabajo encajaba a la perfección con mi personalidad y el ansia de hacer cine. Me parecía fascinante que una sola persona pudiera tener toda la película en la cabeza y fuera capaz de poner orden al caos. Y así lo hice con toda la dedicación y esfuerzo siendo muchos años auxiliar, otros tantos 2º Ayudante de Dirección y actualmente intentando consolidarme como 1º Ayudante de Dirección en publicidad, televisión o cine con toda la humildad del mundo, ya que hay grandes Ayudantes  que están trabajando muy poco o se han retirado por culpa de la ventolera profesional de estos años.

A.A. Siempre me ha costado explicar a mis amigos y familiares cuál es el trabajo del Ayudante de Dirección. ¿Cómo has explicado tú en qué consiste el trabajo cuando te ha preguntado un profano?

J.P. Sí es difícil, pero básicamente su trabajo y responsabilidad radica en la confección de un plan de trabajo y en coordinar ese plan de trabajo llevando día a día la organización de todos los elementos (humanos y materiales) de un rodaje, y creo que todas las empresas pueden tener un puesto de trabajo similar. En lo que sí me he entretenido es en reaccionar a la exclamación “¡Hala, que guay, ¿no?!” con una respuesta tajante de que esto es un trabajo muy duro, exigente y lleno de sinsabores, tanto si esperas a que suene el teléfono como si estás semanas sin ver a tu familia o amigos porque cualquier rodaje absorbe tu vida personal. Por otras muchas es “guay”, aunque defiendo que  rodar ficción debería ser un proceso fabril (de fábrica) con una buena mano de la filosofía fordista para aunar industria y derechos laborales.

A.A. El departamento de Dirección se encarga de la coordinación de todo equipo artístico, básicamente de actores y figuración.  ¿Cuál es tu relación con los actores dentro de un rodaje?

J.P. Sé por dónde va tu pregunta y sin lugar a duda pienso que Dirección debe ser servicial con los actores y no ser su servidumbre. Los actores siguen siendo junto a la cámara el elemento imprescindible para poder rodar y esta tensión ha derivado en dar demasiadas prebendas a este colectivo. Ya sea por los mitos de la industria de Hollywood o por la mediatización de cualquier actor, el caso es que la querencia de los equipos de dirección y producción es sobreproteger a los actores en exceso. No obstante, creo que hay privilegios que deben mantenerse, más que por derecho, por el éxito del rodaje en sí.  Tener un chófer, un camerino caliente, la comida que deseen o más horas de descanso forman parte de la estrategia para llevar a buen puerto un rodaje. También defiendo que los actores deben ser respetados en sus tiempos de ensayo y rodaje. No soporto ni entiendo cómo el equipo técnico no guarda silencio sepulcral cuando un actor está trabajando y más cuando un Ayudante de Dirección lo está gritando a los cuatro vientos.  Los actores no son robots ni “muñecos” y desgraciadamente hace falta mucho compañerismo al respecto por parte de los técnicos. Y siendo un poco más explícito a tu pregunta he de decirte que mi relación es muy cordial dentro de la distancia profesional, ya que entiendo que Dirección trabaja más “para ellos” que con ellos.

Ayudante de Dirección

 A.A. Empezaste a trabajar a finales de los 90 cuando casi todo el cine español se rodaba en 35 mm. Apenas una década después prácticamente todo se rueda en cine digital. ¿Crees el equipo de Dirección ha acusado la revolución tecnológica?

J.P. Absolutamente. La digitalización ha cambiado todos los procesos, incluido el trabajo de Dirección. Por ejemplo, las preproducciones son más breves y frenéticas. Poder elegir localizaciones y casting con un simple golpe de wassup o tener lecturas de guión por videoconferencia era algo impensable hace años. También los informes (plan de trabajo, ordenes, desgloses, listas…) ya se tienen que servir en formato digital sin discusión alguna. Con respecto al trabajo del Ayudante de Dirección en rodaje considero que el cine digital está desestimando la buena praxis del rodaje del plano.  El rodaje de la toma ya no es algo sagrado, único y costoso desde la voz de motor hasta el corten y se ha pasado de un oficio a una artesanía torpe en muchos casos.  Se echa de menos trabajar con el rigor del celuloide, por todas las ventajas que tenga el cine digital.

Los directores suelen pensar menos en montaje y se pueden permitir rodar tomas más largas no planificadas. Se han introducido prácticas como ensayos grabados o retomes dentro de una misma toma más propios del lenguaje televisivo.  A mi juicio esto puede hastiar al equipo y provocar cansancio y caos. Soy defensor a ultranza de hacer puestas en escena, ensayos mecánicos, ensayos de cámara, marcas de foco, ensayos con actores y figuración y cuando todo está maduro rodarlo en tomas controladas, pero como el consumo de bytes apenas cuesta se están tomando licencias improductivas en la manera de trabajar. También acuso que hay menos respeto al trabajo del Ayudante en relación a esto. Quien debe pedir “motor” es el Ayudante de Dirección, por encima del Operador o el propio Director. Sólo él y exclusivamente él, con independencia del soporte o de la naturaleza de lo rodado. O por seguridad o por mero respeto de todos los departamentos debiera ser así, algo que parece más laxo en los rodajes digitales sin entender muy bien el porqué, porque la organización es igualmente necesaria para cualquier soporte.

También los Ayudantes de dirección deben de estar al tanto de cuando técnicamente lo que se hace en cámara es sumamente necesario o no, y qué es lo que implica, como el false color, ajuste de menús o el chequeo de drops, procesos propios del cine digital que terminan traduciéndose en tiempos que valorar.

A.A. Durante estos años has impartido varios talleres de Ayudante de Dirección. ¿Crees que realmente son útiles para aprender el oficio?

J. P. Como tú bien apostillas ser Ayudante de Dirección es un oficio, que como tal debe aprenderse con el trabajo y los sucesivos saltos dentro de la jerarquía del departamento. Los talleres son complementarios para reflexionar en un aula o en rodajes simulados los imponderables del oficio, pero no para aprenderlo de una tacada. Aprender a “llevar” un rodaje conlleva muchos años y horas de vuelo, por mucho que se empeñen las nuevas generaciones y los academicismos en hacer monjes con el hábito. Solamente la confección de un plan de trabajo efectivo y viable para la producción, y ser capaz de modificarlo en función de cada circunstancia necesita mucho conocimiento sobre todas las variables que tiene una producción, que son infinitas e impredecibles. Los talleres son muy útiles para aprender toda la burocracia informativa del departamento y manejar el Moviemagic Scheduling con todas las trampas que tiene el software para las producciones nacionales.

 A.A. ¿Cuál crees que es la mejor escuela entonces?

J.P. Sin duda, la de la experiencia profesional. Empezar de meritorio con humildad y cien ojos puesto en todos los instantes de un rodaje. Y la actitud es fundamental, y entender que todo trabajo es digno y necesario para llevar a cabo la película. También la suerte de poder entrar en uno o varios equipos y trabajar aprendiendo de los mejores.  A pesar de haber participado en muchos cortometrajes, creo que como mejor se aprende es al amparo de un equipo de profesionales y no con el ensayo-error de tener que desempeñar roles para el que uno no está preparado, como sucede a veces en los cortos. Aún así, cualquier movimiento profesional será fructífero para el aprendizaje, hacer contactos y mantenerse vivo en una profesión con un mercado laboral dificultoso, como es el audiovisual español.

A.A. ¿Qué opinión te merecen los modelos alternativos de financiación de largometrajes?

J.P. Como técnico a mí me da igual que la financiación de un proyecto venga de subvenciones, mecenazgos, inversiones privadas, crowdfounding o herencias familiares. El caso es que si no se reserva una partida para remunerar dignamente el trabajo de los técnicos y actores hacer cine se convierte en un duro divertimento. Y esto sí conduce inexorablemente a la pérdida de industria, que creo que no hay que confundir con la pérdida del mercado.  No comparto para nada la idea del técnico- artista tan en boga últimamente, pues el rédito creativo y la compensación personal llegan a muy pocos técnicos. Esto es un trabajo, un oficio, un modus vivendi, y como tal debiera remunerarse siempre. Entre todos debemos hacer arte, cultura, industria y mercado a la vez, en especial con el cine. Pero la democratización de los medios técnicos ha sido tan feroz que parece una batalla difícil de lidiar, y si a eso le unes todas las crisis que aúna el Sector nos topamos con la realidad que todos los profesionales estamos viviendo.

Javiayudantededireccion

A.A. ¿Qué destacarías como factores positivos y negativos de todos estos años en el Departamento de Dirección?

J.P.  Por un lado, trabajar en una profesión liberal tiene ventajas, a pesar de la inestabilidad, precariedad e incertidumbre laboral. Lo sigo pensando, a pesar de la que está cayendo para autónomos y freelances de este Sector. Ante todo destaco la pasión que siento cada vez que piso un rodaje, con independencia de que sea cine, televisión o publicidad. El trabajo me resulta excitante, pues hay un deseo vocacional de estar ahí, al lado de una cámara y de un numeroso equipo de personas. También me agrada muchísimo la personalidad común de los trabajadores de nuestro Sector. Y lo digo después de haber trabajado en otros muchos ámbitos profesionales. Pienso que somos personas muy vivas, y que sin ser demasiado eruditas poseemos muchas inquietudes culturales y artísticas. No somos grises ni rutinarios, eso seguro.  En cuanto a lo negativo hay mucho que decir, pero últimamente creo que el exceso de endogamia unido a la bajada de la producción está restando muchas oportunidades a profesionales con muchos años de carrera. Soy un fiel defensor de llamar a puertas para buscar trabajo, sin recomendaciones ni vinculaciones previas, algo que es muy difícil por la naturaleza del Sector. Es lógico que tengan prioridad profesionales que ya hayan trabajado antes con esa productora o con ese jefe de equipo, pero no nos viene mal a todos estar más abiertos a dar oportunidades a profesionales desconocidos. Y la otra parte negativa es el difícil cumplimiento de derechos laborales, las jornadas inhumanas y condiciones paupérrimas en las que a veces estamos obligados a trabajar.

A.A. Es bastante común escuchar entre nosotros, los técnicos: “yo no sé hacer otra cosa” y desesperarse ante la búsqueda de trabajo en otros sectores.  ¿Crees que realmente que no sabemos hacer otra cosa?

J.P. En primer lugar pienso que es una putada reciclarse profesionalmente, por mucho que los mensajes del Gobierno y los libros de autoayuda lo describan como algo positivo. Los profesionales de este Sector estamos acostumbrados a llevar ritmos de trabajo extremos y a adaptarnos a nuevas circunstancias continuamente, y eso es un valor añadido que los empleados de centros de trabajo con 35 horas a la semana no poseen. Las destrezas de planificación y organización desarrolladas, en especial para los equipos de Dirección y Producción son valiosísimas para otros sectores y con rotundidad sí sabemos y podemos hacer otras cosas cuando no suena el teléfono. Yo he trabajado en producción y coordinación de eventos y regiduría de espectáculos puntualmente. Es diferente a rodar, pero muy parecido en esencia. También he dado clase en F.P. y en Educación Secundaria y la primera vez que me dirigí a un montón de alumnos pensé que estaba informando a un montón de figurantes… Creo que cualquier experiencia vital y profesional es válida para aplicar a cualquier trabajo, por mucho que los empresarios de este país se resistan a verlo.

Enrique Criado

A.A. ¿Un Ayudante de Dirección es Ayudante del Director?

J.P. Por supuesto. De hecho grandes directores de cine fueron antes Ayudantes de Dirección de otros maestros, como Coppola de Roger Corman, por poner un ejemplo. Yo no concibo ser sólo un puente entre el director y el resto de departamentos, sino que me parece mucho más sugerente meterte en su cabeza para poder adelantarte o sugerirle según su criterio cinematográfico. Hay directores que lo tienen todo muy claro, que hacen los deberes y ante eso, poco puedes opinar. Otros, sin embargo, tienen más dudas y menos claro cuestiones técnicas sobre montaje o realización, y no por ello son menos directores que el resto.  Ahí me parece importante que un Ayudante experimentado arrope las decisiones del director, junto al operador y script.  El cine es el arte de renuncia, tanto en la escritura, en el rodaje o en el montaje, y no hay nadie que sepa mejor ayudar a un director a renunciar que un Ayudante de Dirección, buscando siempre el equilibrio entre la calidad de la historia y los costes de producción.

A.A. También has escrito y dirigido ya dos obras de microteatro. Háblanos de tu faceta como dramaturgo y director teatral. ¿Alguna otra obra en camino?

J.P. Lo de dramaturgo suena muy grande, y más lo de director. Simplemente se trata de experimentaciones y atrevimientos de algunas historias que me rondan la cabeza.  Microteatro ha abierto puertas a muchos profesionales del cine que han querido internarse en la escena contemporánea, como ha sido mi caso. Los códigos de este formato son muy similares a los que se manejan en el cortometraje, por la brevedad, la cercanía del público, la fragmentación constante que  hace el espectador…  De hecho escribí un artículo hace tiempo en el que reflexionaba más sobre ello. Y la verdad es que el teatro es maravilloso para contar las mismas historias que en cine, pero por muy poco dinero, algo que no sobra en estos tiempos. Y sí, lo cierto es que voy camino de la tercera pieza teatral, y que si todo va bien representaremos en mayo de este año en una sala del centro de Madrid.

A.A. ¿Y cuáles son tus proyectos más inmediatos?

J.P.… Que suene más el teléfono y seguir aprendiendo, sin duda. Parece que hay proyectos de cine que van a salir y en los que estaré dentro, pero todos sabemos lo que cuesta arrancar algo actualmente en este país. Y proyectos personales innumerables, como revitalizar este blog, escribir una obra larga de teatro, coordinar un taller de interpretación en inglés y publicar un libro. Y seguir caminando con la que sigue cayendo, que no es poco.

Archives Posts

CÓMO COMPORTARSE EN UN RODAJE. DEONTOLOGÍA DE UNA PROFESIÓN

noviembre 21st, 2010 by Javi Pérez

Un rodaje supone la convivencia de un montón de personas durante muchas semanas, incluso años. Algunos miembros del equipo llevan a cabo tareas de máxima concentración y responsabilidad, que no siempre son respetadas. Como en cualquier experiencia social compartida,  un rodaje necesita del respeto, la tolerancia, el saber estar y la buena comunicación entre sus miembros.  A continuación enumero algunas premisas básicas que todo profesional debería tener en cuenta al trabajar en un rodaje, con independencia de su cargo, puesto o posición:

  • El silencio es una herramienta más de trabajo. Es sumamente necesario para la captación de sonido de las tomas, los ensayos y también para la preparación del plano. Resulta muy incómodo e ineficaz trabajar en un set donde impera un murmullo innecesario. Por respeto a los actores, que necesitan concentración y a los técnicos que necesitan entenderse, guarden silencio.
  • Las puertas, los pasillos y los accesos al decorado y a la localización deben estar siempre despejados para que el equipo técnico pueda transportar el material de manera ágil y ordenada.
  • Si un miembro del equipo se coloca delante de un aparato de luz hará una sombra que contaminará la luz del plano y no permitirá al director de fotografía conocer la cantidad de luz que suministra al plano.  Evítese pues siempre que se pueda.
  • Lo mismo ocurre con el tiro de cámara o el cuadro. Hay que evitar cruzar por delante  y  no obstruirlo para que el operador y el director tengan su visión libre durante la composición y ensayos.
  • Un set es un espacio de trabajo cerrado y  como tal no se debe fumar en él. Tampoco se debería comer o beber por respeto a los compañeros del equipo de decoración, responsables del mobiliario.
  • El combo o monitor de salida de video también es una herramienta fundamental. El equipo debe tener acceso a él porque el trabajo de todos los departamentos (iluminación, decoración, maquillaje, vestuario, dirección…) se refleja en el plano, pero no debe convertirse en una pantalla  donde pasar el rato. El uso indebido de algunos miembros del equipo puede molestar al director, script y director de fotografía, que siempre lo necesitan.
  • Muchas localizaciones son viviendas o dependencias privadas  que han sido alquiladas para el rodaje. Se debe entender que  la localización no es nuestra casa por lo que  se necesita  respeto. No es la primera vez que un equipo ha destrozado un jardín, estropeado suelos y paredes o invadido la intimidad de los que allí habitan.
  • Nunca se trabaja para uno mismo. El oficio de hacer cine es una máquina perfectamente engrasada y si algo falla o se retrasa las demás piezas lo acusarán. La puntualidad es sagrada y se deben respetar los tiempos y los espacios de los diferentes miembros del equipo.
  • Un rodaje es tentativo para los amigos de lo ajeno.  Es muy fácil coger una prenda del camión de vestuario o cualquier elemento de atrezzo sin que nadie se dé cuenta. Debéis ser conscientes del estrago que podéis hacer a la película y a los compañeros si lo que desaparece tiene raccord.
  • Un rodaje suele tener desayuno, bocadillos y catering para comer y cenar. Aparte de ser derechos laborales reconocidos, las horas de corte son variables que marcan el ritmo de un rodaje. Se deben asumir las horas que haya marcado el Ayudante de dirección y entender que no todos pueden comer cuando se tenga hambre.
  • Y para finalizar,  no se deben perder el respeto, las formas ni la educación con  ningún miembro del equipo. Los egos enquistados de muchos profesionales a veces pasan por tratar a voces o con insultos a algunos compañeros. Esto lo único que llega a generar es un mal ambiente de trabajo, siempre contraproducente para el resultado de la obra.
Filed under BLOG DE CINE having No Comments »

Archives Posts

EL MERITORIO DE DIRECCION

octubre 17th, 2010 by Javi Pérez

Cómo ser un buen meritorio de dirección

Ya escribimos hace unos meses los pasos necesarios para comenzar a trabajar en cualquier equipo técnico de cine. Os recuerdo que la organización de un rodaje responde a una estructura marcial  y en la base de esa pirámide residen los meritorios, que son las personas que trabajan en una producción para aprender alguno de los oficios involucrados en ella.

Desarrollaré en este post las tareas y algunos consejos para hacer un buen trabajo como meritorio del equipo de dirección.

El trabajo del meritorio de dirección. Deberes y consejos

La preparación

Un meritorio se incorpora directamente el primer día de rodaje o una semana antes. Hay excepciones en donde el meritorio de dirección se incorpora en la primera fase de la preproducción ayudando en el casting o en otras tareas. Este periodo os servirá para entablar contacto con vuestro equipo y conocer la antesala del rodaje.

La última semana de preparación es estresante porque se avecina el rodaje y siempre quedan capítulos por cerrar (casting, localizaciones, pruebas de cámara, maquillaje y vestuario). Es casi seguro que vuestro trabajo resida en la oficina, haciendo fotocopias, elaborando algunos documentos, separatas… Si es así aprovechad para leeros el guión y aprenderos la película y el plan de trabajo. Esto no es directamente de vuestra competencia, pero os ayudará para involucraros más e ir aprendiendo el trabajo del ayudante de dirección.

Quizás tengáis que estar presentes en los ensayos, pruebas de cámara o fotos previas. Si no habéis trabajado antes en un rodaje os sentiréis perdidos sobre quién es quién y su cometido. Sobre todo, sed prudentes a la hora establecer primeros contactos y en las primeras conversaciones, pues un comentario desafortunado os puede acarrear prejuicios insalvables.

El rodaje

Es seguro que hayáis entrado en la película porque tenéis carnet de conducir y os obliguen a recoger y a devolver a casa a algunos actores y/o al director, aunque la mayoría de estos desplazamientos corran por cuenta de producción.

A  priori, es un trabajo bastante servil, pero la oportunidad de compartir viaje de ida y vuelta con el director y actores puede reportaros experiencias muy positivas.

A continuación os enumero algunos consejos y situaciones que os pueden surgir en esta parte del trabajo:

  • La puntualidad es sagrada. Y puntualidad significa llegar media hora antes de la hora. Salid de casa con tiempo suficiente, preved atascos y estudiaros la ruta para ir de vuestra casa al lugar de la recogida, y después al lugar del rodaje. Si tenéis duda de cómo llegar preguntad el día antes al ayudante de producción y por favor, no perdáis el mapa ni la orden de trabajo. Sed conscientes de vuestra responsabilidad, ya que si el actor o el director no llegan al rodaje será tiempo perdido.
  • Se os darán situaciones como que no podréis estacionar debidamente, llaméis al telefonillo y nadie conteste o simplemente el número de la calle que os han dado no exista. Si esto ocurriera poneos inmediatamente en contacto con el 2º ayudante de dirección e informadle. Lo mismo si os metéis en un atasco, os perdéis o cualquier eventualidad que pueda ocasionar un retraso. Informad sin miedo al rodaje del tiempo que prevéis del retraso y explicad las verdaderas causas.
  • Muchas de las veces el retraso no será culpa vuestra, sino de la persona a la que vayáis a recoger. Sed prudentes y no hagáis alusión al retraso si os llaman por teléfono durante el viaje. A la llegada al rodaje informad de lo sucedido para que esto no vuelva a suceder.
  • Sed conscientes de que seréis la primera toma de contacto con el actor o actriz. Muchos de ellos estarán nerviosos o desconfiados, y aprovecharán el viaje para repasar el texto o relajarse. No cometáis el error de tratarles como si fueran ídolos, avasallándoles con preguntas sobre su vida y milagros a las primeras de cambio. No sois periodistas, por lo que esperad a cogeros la confianza que os brinden poco a poco.
  • Haced su viaje agradable, con detalles como preguntar si molesta la calefacción o el aire acondicionado, la música que suena o el humo de vuestro cigarrillo.
  • Ante todo sois conductores. Así que no  cometáis infracciones, usad el manos libres, conducid descansados… Para cualquier duda consultad el código de circulación.

Una vez que lleguéis al rodaje informad a vuestro equipo que el actor ha llegado. Enfundaros un walkie talkie y manteneos a las órdenes del ayudante de dirección y de todo lo que os pida el 2º ayudante de dirección o el auxiliar.

Dependiendo de la organización que establezca el primer ayudante seréis siempre un enlace y un apoyo, aunque en muchas situaciones vuestro trabajo será fundamental para sacar adelante un plano o una toma.

Otros miembros del equipo os pueden pedir ayuda para mover material o hacer cualquier otro recado. Mi consejo es que estáis en un rodaje para hacer méritos y cualquier predisposición será bienvenida, siempre y cuando tengáis claro que vuestra prioridad es la tarea encargada por vuestros jefes.

Al margen de esto, será frecuente que os quedéis apoyando al primero de dirección en el set o con el segundo ayudante controlando maquillaje, peluquería y vestuario.

El set de rodaje

Es el lugar donde se cuecen las habas, donde está la cámara, el decorado, el director y los actores. El ayudante de dirección necesitará la ayuda del auxiliar y vuestro apoyo para organizar todos y cada uno de los elementos que intervienen en el plano.

El ayudante de dirección os puede pedir cualquier cosa: colocaros de doble de luces, cuidar la puerta del decorado, dar segundas acciones o controlar ruidos que molesten a la toma de sonido. Si estáis en exteriores el rodaje se complica mucho más y tendréis que estar con cien ojos a las posibles eventualidades en coordinación con el equipo de dirección y producción.

A continuación os enumero los puntos más importantes a tener en cuenta en esta parte de vuestro trabajo.

  • Guardad siempre la compostura. Idealmente un set de rodaje debe ser un lugar donde prime la concentración y el silencio, pero no siempre es así. No os animéis con conversaciones vanas, a pesar de que todo el mundo lo haga, y ayudad al ayudante de dirección a mantener el ambiente de trabajo adecuado.
  • Estad atentos a vuestro walkie talkie, con el pinganillo en la oreja y el volumen adecuado. Contestad siempre que os llamen y hacedlo con palabras clave como “oído”, “afirmativo” o “negativo”. No os eternicéis en charlas prolongadas y si hubiera que hacerlo pasaos a otro canal diferente al de rodaje. No se os ocurra bromear o jugar con el walkie, a pesar de que os regalaran unos Fisher Price antes de saber que los reyes eran los padres. Se trata de una herramienta de trabajo y no un juguete.
  • Tened localizados paragüas para los actores, tanto por si comienza a llover como para protegerles del sol. También sillas, calefactores o todo cuanto pudieran necesitar. Mi opinión es que a los actores hay que serles serviciales y no serviles, pero en este capítulo hay mucha literatura y casi siempre tendréis que llevadles todo cuanto os pidan.
  • Si os ha tocado responsabilizaros de los walkies tenedlos siempre organizados y en buen estado. No esperéis a que os pidan uno y repartidlos a todos los miembros del equipo a primera hora del día con la batería cargada. Tened siempre baterías de reserva y portad con vosotros un par de ellas por si se os agotan. Numerad walkies y baterías y entregad siempre el mismo a cada miembro del equipo. Os recomiendo que hagáis un inventario al principio de rodaje y que todos los días comprobéis que no falta ninguno.
  • Cuando lleguéis a la localización, tanto sea exterior como interior, haced por vuestra cuenta un chequeo de los posibles ruidos o problemas que puedan impedir el rodaje. Id por delante y tomad la iniciativa en averiguar si hay teléfonos o alarmas que puedan sonar, obras cercanas, horario de salidas de un colegio o de quien son los coches que están aparcados en el tiro de cámara. Esto suele estar controlado previamente por el equipo de producción, pero desgraciadamente cuando se llega a rodar siempre surgen novedades que habrá que solucionar sobre la marcha, y para eso vuestra ayuda será fundamental.
  • Si tenéis que cortar tráfico de coches o de personas portad chalecos reflectantes, señales, vallas, cinta de baliza y todos los elementos que contribuyan a vuestra seguridad. Sed extremadamente educados con las personas a las que tenemos que interrumpir su marcha. Explicad qué es lo que sucede, por qué es necesaria su colaboración y que la productora cuenta con permiso legal. Pedid información al primer ayudante de cuando se puede abrir tráfico y nunca lo hagáis motu proprio, pues muchas veces los cortes se efectúan por seguridad.
  • Mantened siempre una actitud enérgica y anticipada. Aunque una jornada de rodaje sea agotadora no os sentéis o escaqueéis sin pedir permiso a vuestros jefes. La velocidad suele ser mala consejera, pero en vuestro trabajo forma parte de la efectividad. Si os piden algo volad para hacerlo y más si cabe si el rodaje está parado por vosotros.

  • El combo es  un monitor que graba la salida de video de la cámara y el sonido de la mesa. Suele ser de uso exclusivo del director, la script y el director de fotografía, aunque también es una herramienta de trabajo para todos los departamentos. Ésta es una de las mayores tentaciones de los meritorios: todos quieren estar mirando al combo porque quieren aprender cómo se hace una película. Es un craso error quedaros pegados a él como si fuera una televisión sin previo permiso y mucho menos si os tomáis la libertad de opinar sobre el plano o la toma.
  • Tened localizados siempre y en cada momento a los actores y actrices del día. Son los elementos más importantes y volátiles de un rodaje. Es vuestra responsabilidad saber si están en maquillaje, en el servicio, en su camerino o en el bar de enfrente para que cuando se les necesite se tarde el menor tiempo posible en llevarlos al set.

Maquillaje, peluquería y vestuario

Mientras el decorado se termina de montar y de iluminar, los departamentos de maquillaje, peluquería y vestuario preparan a los actores según van llegando al rodaje.

Al igual que el primer ayudante de dirección coordina y supervisa el set de rodaje el segundo ayudante de dirección tiene que hacer lo propio con la preparación de actores. Si hay pocos actores éste se basta, pero si se juntan muchos actores y figuración será necesario el apoyo de los auxiliares y de los meritorios para que este proceso sea lo más ágil y organizado posible.

Es un trabajo que a priori puede parecer sencillo, pero que necesita de mucha mano izquierda, temple y organización.

A continuación os enumero algunos puntos clave si trabajáis cerca de maquillaje, vestuario, camerinos y actores.

  • No metáis a ningún actor a maquillar ni a vestir sin antes tener el visto bueno del primer o del segundo ayudante de dirección. En ocasiones el rodaje lleva retraso y no es necesario comenzar los procesos a la hora en que marca la orden; en otras cabe la posibilidad de que el actor o actriz no pueda rodar, por lo que si no se le maquilla ni viste el coste para producción de su sesión podrá ser menor.
  • No deis por hecho que un actor está listo de personaje sólo porque os lo diga él o a simple vista lo parezca.  Consultad a maquillaje, peluquería y vestuario de que todos los actores están listos.
  • No permanezcáis dentro de maquillaje mientras se trabaja. Quedaos en la puerta y supervisad lo que ocurre desde fuera. Si el maquillaje está en una caravana sed cuidadosos al subir las escaleras o al llamar a la puerta. Toda la estructura de la caravana se puede mover y desquiciar a los que trabajan con el pincel a pulso.

  • Lo mismo con vestuario. Quedaos en la puerta y aseguraos de que esté  cerrada para preservar la intimidad. Muchos ayudantes de vestuario necesitan “vestir” al actor, por lo que es necesario que siempre haya alguien de vestuario durante este proceso, sobre todo con vestuarios especiales o con actores no habituales.
  • Estad al quite de lo que pudiera necesitar maquillaje o vestuario. A veces se va la luz de maquillaje o vestuario necesita agua para la plancha y no se puede continuar trabajando. Comunicad cualquier incidencia al departamento de producción o si está en vuestras manos solucionadlo lo antes posible, ya que cualquier tiempo perdido se arrastrará durante el resto del día.
  • Cuando el set esté listo el ayudante de dirección meterá prisa para que los actores estén terminados. Mi consejo es que no transmitáis esa urgencia de manera directa, y mucho menos con exhortaciones o malos modos. Simplemente informad de que en el set están listos o de que se necesita rodar porque la luz se va. Cada profesional es consciente de lo que es el tiempo en un rodaje y también es su trabajo cumplir los tiempos.
  • El ayudante de dirección os puede ir pidiendo información del tiempo que queda con el proceso de cada actor. Ese tiempo nos lo tiene que dar maquillaje, peluquería y vestuario preguntándoles directamente. No está demás saber, además del tiempo, qué parte le queda de su proceso. No es lo mismo un leve retoque de maquillaje, que terminar de colocar un postizo o hacer un moño. Es importantísimo que el ayudante de dirección esté informado de cuando los actores están listos de todos los procesos.

El meritorio de dirección. Aptitudes y actitudes

Las cosas han cambiado en los últimos años y la savia nueva de técnicos que han entrado en el Sector ha aliviado el trato marginal que sufrían los meritorios en muchas ocasiones. Aún así, todavía quedan vestigios de esa “escuela antigua” que faltaba el respeto y menospreciaba el trabajo de los meritorios.

Incluso hasta hace muy poco se les llamaba “mozos de los cafés” o “traidores”, porque servían para traer todo. Afortunadamente, con la aparición de los convenios colectivos del sector audiovisual su figura se ha regularizado.

Aún así, las faltas de respeto también se producen de abajo a arriba por la imprudencia que da la inexperiencia y la juventud. No hay que olvidar que un meritorio es un trabajador que recibe un salario y por ello tiene unas obligaciones y debe adoptar por ello una actitud respetuosa, prudente y acorde con la posición que ocupa.

A continuación os enumero algunos puntos en relación a estas cuestiones exclusivas para el meritorio de dirección.

  • El meritorio de dirección está en un rodaje para trabajar y para aprender. La única manera de hacerlo es la de pegar la oreja con discreción en todas las conversaciones y preguntar, preguntar y preguntar todo cuanto no se sepa. El haber estudiado en una Universidad o en una escuela de cine no os da derecho para hacer las cosas a vuestra manera. Trabajáis en un equipo con personas que asumen una responsabilidad por lo que debéis respetar y asumir todo cuanto os ordenen.
  • El departamento de dirección trabaja fundamentalmente con dos elementos delicados: información y personas. Por la parte que os toca con respecto a la información, no deberéis difundir información acerca del rodaje que no haya sido autorizada por el ayudante o 2º ayudante de dirección. La información es poder, y una información equivocada en un rodaje puede dar al traste con el trabajo de muchas personas.
  • Durante todo el rodaje estaréis en contacto con todos los miembros del equipo, actores y figurantes a los que deberéis ordenarles de continuo. Hacedlo con suma educación y buen grado. Es muy dado entre algunos equipos de dirección darse ínfulas de gobernantes. Huid de las formas dictatoriales para pedir y ordenar algo, pues nunca seréis más efectivos por ello.
  • Un rodaje es un enorme patio de vecinos. Debéis ser cautelosos en vuestros comentarios y mucho más al emitir juicios de valor sobre el trabajo de alguien del equipo. Evidentemente, gozáis de libertad de expresión, pero el sentido común os debe dictar sobre qué, cómo, cuándo y quién se puede hablar. Es muy sencillo meter la pata, sobre todo por el exceso de endogamia y amiguismo que reina en la profesión.
  • Un meritorio de dirección forma parte del equipo de dirección. Aunque no os paguen por asumir esas responsabilidades, debéis estudiar el guión, la orden, los desgloses, conocer los horarios, fechas y supervisar el trabajo de tu equipo desde la más absoluta humildad.
  • Un meritorio debe hacer méritos y demostrar que vale y que sabe trabajar en el departamento. Si lo que quieres es dirigir o trabajar en otro departamento es recomendable mantener la actitud e intentar aprovechar las oportunidades, contactos y experiencia.
Filed under BLOG DE CINE having No Comments »

"En esta industria, todos sabemos que detrás de un buen guionista hay siempre una gran mujer, y que detrás de ésta está su esposa.".
Groucho Marx (1890-1977) Actor estadounidense